Después de la celebración de varios sínodos durante el pontificado de Francisco, como el de la Familia (2014), el de los Jóvenes (2018) y el de la Amazonía (2019), el Sínodo de la Sinodalidad llega para ser un punto de inflexión y de unión entre todos ellos. Sin embargo, el Papa parece querer garantizar que esta palabra que, de facto, define lo que es la Iglesia, no quede como un término anecdótico de su paso por el trono de Pedro. Son las bases del futuro de la Iglesia. O, en palabras de Francisco, “lo que el Señor quiere para la Iglesia del tercer milenio”, y que la sinodalidad sea, de esta manera, una “dimensión constitutiva de la Iglesia”. 

Por este motivo, el Papa anunciaba, el 16 de octubre de 2022, cuando faltaba menos de un año para el comienzo de la Asamblea General del Sínodo y después de 12 meses de consultas, que, por primera vez, dicho encuentro tendría lugar en dos sesiones: la primera, del 4 al 29 de octubre de 2023, y la segunda en el mismo mes de 2024. 

El anuncio lo hacía justo al finalizar el ángelus que, cada domingo, reza en la plaza de San Pedro ante los peregrinos: “El 10 de octubre del pasado año se abrió la primera fase de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, sobre el tema ‘Hacia una Iglesia sinodal. Comunión y participación en la misión’”, decía entonces. “En este momento se está desarrollando la fase diocesana, de escucha y discernimiento”, continuaba el Papa, subrayando que se trata de una fase que está dando “muchos frutos”, y, por ello, con el objetivo de que “la maduración sea propicia, es necesario no tener prisa”.

Haz el test sobre sinodalidad y accede a nuestra colección de videos y la comunidad de Synodal-U

Solo te llevará 5 minutos.

Así justificaba el Pontífice su decisión de alargar el Sínodo, señalando que, con el objetivo de “garantizar un tiempo de discernimiento más distendido”, establecía “que esta asamblea sinodal tenga lugar en dos sesiones: la primera, del 4 al 29 de octubre de 2023, y la segunda, en octubre de 2024”.

“Confío que esta decisión pueda favorecer la comprensión de la Sinodalidad como dimensión constitutiva de la Iglesia, para ayudar a todos a vivirla en un camino de hermanos y hermanas que testimonian la alegría del evangelio”, concluía Francisco.

El Papa hace referencia, en esta explicación, a los “frutos” muy “ricos” que estaba propiciando la fase diocesana. Y es que, por primera vez en la historia, han sido todos los bautizados –y no solo los obispos– quienes han respondido a las preguntas de la Iglesia. Así, han surgido temas que pueden ser complejos de resolver, lo que habría animado al Papa a decretar esta ampliación de fechas. Y es que el Instrumentum Laboris del Sínodo de la Sinodalidad ha sido elaborado a partir de las cuestiones que han presentado las iglesias locales de todo el mundo, las cuales incluyen temas como el papel de la mujer y su posible acceso al diaconado; la atención e inclusión a personas LGTBIQ; el acceso al presbiterado de hombres casados; los abusos; y la gestión de la autoridad en el seno de la Iglesia.

¿Quieres saber más? Haz el test y únete a la comunidad de Synodal-U

Solo te llevará 5 minutos.