La XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo está a punto de comenzar: el próximo mes de octubre, los padres –y, por primera vez, madres– sinodales, convocados por el papa Francisco, se reunirán en Roma para celebrar un encuentro titulado ‘Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión’.

De esta manera, el conocido como Sínodo de la Sinodalidad se desarrollará como un evento histórico por las novedades que incluye para que toda la Iglesia participe en la búsqueda de métodos que permitan a todos los bautizados caminar en comunión y fraternidad. A continuación, respondemos a las cinco claves que tienes que conocer antes de que dé comienzo esta cita tan importante para la historia de la Iglesia.

1. ¿Qué es el Sínodo de la Sinodalidad?

Fue Pablo VI quien, durante el Concilio Vaticano II, creó el Sínodo de los Obispos como un modo de que los obispos, llegados de todos los rincones del mundo, participasen en el gobierno de la Iglesia. De esta manera, los prelados podían exponer en Roma asuntos de interés en sus regiones. Desde entonces se han celebrado 15 asambleas. Sin embargo, el Sínodo de la Sinodalidad no se limita únicamente a este encuentro en el Vaticano, sino que la reunión entre 250 obispos y expertos tendrá lugar en dos fases –octubre de 2023 y 2024– que se celebrarán después de un amplio proceso de reflexión acerca de cómo puede la Iglesia continuar su camino en unidad y en el que se ha involucrado a millones de bautizados, ya fueran o no consagrados, hombres y mujeres de todas las edades.

2. ¿Cuándo y dónde se celebrará el Sínodo de la Sinodalidad?

El Sínodo de la Sinodalidad iba a durar, en un primer momento, del 9 de octubre de 2021 al 29 de octubre de 2023. Sin embargo, el papa Francisco ha decidido ampliar su celebración un año más, hasta octubre de 2024, cuando se celebrará en Roma la segunda fase de la Asamblea General.

Después de su inauguración en octubre de 2021 se desarrolló la fase diocesana del Sínodo de la Sinodalidad, en la que se abrió el proceso de consulta a las iglesias locales. A esto le siguió la fase continental, en la que las Conferencias Episcopales profundizaron en las inquietudes expresadas por las iglesias locales y extrajeron sus conclusiones.

En octubre de 2022, el papa Francisco anunció su decisión de ampliar la celebración del Sínodo a 2024 para disponer de más tiempo para el discernimiento: «Los frutos del proceso sinodal iniciado son muchos, pero para que lleguen a plena maduración es necesario no tener prisa. Confío que esta decisión pueda favorecer la comprensión de la sinodalidad como dimensión constitutiva de la Iglesia, y ayudar a todos a vivirla en un camino de hermanos y hermanas que testimonian la alegría del Evangelio», explicaba el Papa.

De esta manera, la primera fase de la Asamblea se celebrará del 4 al 29 de octubre de 2023, y la segunda en el mismo mes de 2024.

Haz el test sobre sinodalidad y accede a nuestra colección de videos y la comunidad de Synodal-U

Solo te llevará 5 minutos.

3. ¿Cuál es el objetivo del Sínodo de la Sinodalidad?

Para el papa Francisco, la sinodalidad es un tema clave a la hora de afrontar el presente y futuro de la Iglesia. “El camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio”, explica el Papa. “Lo que el Señor nos pide, en cierto sentido, ya está todo contenido en la palabra ‘Sínodo’. Caminar juntos –laicos, pastores, Obispo de Roma– es un concepto fácil de expresar, pero no tanto de llevar a la práctica”, reconoce. 

4. ¿Cuáles son las novedades del Sínodo de la Sinodalidad?

Como señalábamos antes, el Sínodo de la Sinodalidad va a celebrarse con una modalidad inédita, con dos asambleas que se celebrarán en 2023 y 2024, así como por el hecho de que su fase consultiva haya implicado a todos los bautizados, no solo a los obispos.

Por otro lado, resulta novedoso también el hecho de que la Asamblea de octubre de 2023 esté compuesta por mujeres y laicos, que no solo participarán como consultores, sino que tendrán voz y voto por primera vez en la historia, una medida que, tal como explica la Santa Sede, “se justifica en el contexto del proceso sinodal, sin cambiar la naturaleza episcopal”. 

De esta manera, se ha eliminado la figura del auditor –oyentes sin derecho a voto– y se han añadido 70 miembros que, a pesar de no ser obispos, tienen derecho a voto y que provienen de iglesias locales y son tanto consagrados como diáconos y laicos. 

5. ¿Qué temas se van a debatir en el Sínodo de la Sinodalidad?

“No ha habido ninguna reunión para conspirar entre cardenales sobre cómo podemos añadir puntos más progresistas a la Iglesia. Ha sido una experiencia de escucha”, explicó el arzobispo de Luxemburgo, el cardenal Jean-Claude Hollerich, durante la rueda de prensa de presentación del Instrumentum Laboris del Sínodo de la Sinodalidad, subrayando, de esta manera, que el documento se ha elaborado a partir de las cuestiones que han presentado las iglesias locales de todo el mundo. 

De esta experiencia de escucha salieron temas como el papel de la mujer y su posible acceso al diaconado; la atención e inclusión a personas LGTBIQ; el acceso al presbiterado de hombres casados; los abusos; y la gestión de la autoridad en el seno de la Iglesia.

Una vez votados estos temas, la última palabra la tendrá el Papa, que deberá escribir una exhortación apostólica que recoja su postura sobre estos temas. 

¿Quieres saber más? Haz el test y únete a la comunidad de Synodal-U

Solo te llevará 5 minutos.